Enfermería: Profesionales empáticas/os con el entorno social del país

La carrera de enfermería de la Universidad de Santiago nace con el objetivo de formar profesionales integrales orientados a la atención de las personas con una mirada biopsicosocial, que permite a los y las futuras/os enfermeras/os poner sus conocimientos, empatía y rigurosidad al servicio del cuidado de la salud de la población más vulnerable de Chile.
Martes, Septiembre 1, 2020

Gracias al impulso de un grupo de enfermeras de vasta trayectoria en el servicio público, que motivadas por la fuerte convicción de aportar a la formación de nuevas generaciones de enfermeras/os con un enfoque diferenciador centrado en lo social, fue posible cristalizar en 1993 el sueño de la creación de esta escuela en una Universidad sin tradición en el área de salud.

Amalia García, la principal fundadora, decidió abrir una Escuela de Enfermería, a pesar de las presiones de otras instituciones que criticaban la falta de campos clínicos propios o que se hiciera en un Plantel con tradición de ingenierías. No obstante, insistió ya que consideraba que las nuevas enfermeras “debían poseer un sello centrado en lo humano y no en la perspectiva biologicista de la salud”.

Fue así como quienes lideraron los primeros pasos de la carrera enfocaron la  mirada desde el cuidado psicosocial, poniendo énfasis en el compromiso de formar profesionales integrales, es decir, “que no solo adquieran los conocimiento teóricos, sino que además sumen destrezas en el desarrollo de técnicas y habilidades actitudinales con un fuerte componente ético”, comenta la académica de la Escuela de Enfermería, Carolina Arévalo.

Dicha característica, se ha afianzado gracias a la consolidación de un cuerpo académico, que en sintonía con las autoridades de la carrera, formó un equipo capaz de adaptarse a los desafíos que impone la salud en un Chile y que vive importantes cambios. “En el año 2016 hubo un rediseño en el plan curricular, que implicó enfocar los aprendizajes a materias de cuidados de enfermería en neonatos, niños y adolescentes  lo que, sin duda,  es un plus para los estudiantes en términos de su formación profesional”, señala Elizabeth Núñez, directora de la Escuela de Enfermería.

Aprendiendo sobre el trato humanizado

Para la estudiante de tercer año, Pilar Ortíz, estudiar Enfermería en la Usach  fue una decisión que ha reafirmado gracias a la visión de la carrera enfocada en el trato con el paciente. “En la Escuela te enseñan que la labor del enfermero/a no es sólo curar, sino que empatizar con quien está detrás de una enfermedad, teniendo en cuenta que no se trata sólo de un paciente, sino de un ser humano”.

Tal como señala Pilar, el trato humanizado es un tema que se aborda a lo largo de toda la carrera, en cada una de las asignaturas y también a través de cada uno de los académicos y académicas.

La joven destaca, además, que la formación que recibe desde la Escuela se da en un contexto idóneo como es la Universidad de Santiago, que promueve el fortalecimiento de habilidades y competencias que van de la mano con los misión y visión de la propia carrera.

“Estudiar en la Usach refuerza mi vocación como enfermera y mis valores como persona, al estar inserta en un medio que me permite valorar la diversidad a través de iniciativas que ayudan a mi formación como persona y futura profesional”, precisa.

Profesionales con pensamiento riguroso y compromiso social

Hoy, con 27 años de trayectoria, la Escuela de Enfermería de la Usach es reconocida como una de las mejores del país, con 19 generaciones de profesionales que se traducen en más de mil egresados/as, la mayoría de ellos/as aportando con una mirada integral en los distintos servicios públicos del país.

“Como directora de Escuela, me siento orgullosa de las generaciones que hemos formado a lo largo de estos años, enfermeras y enfermeros reconocidos por el compromiso social y humanizado de la atención que brindan a las personas y sus comunidades”, señala la máxima autoridad de la carrera.

La académica Carolina Arévalo resalta que los egresados y egresadas de la carrera “son profesionales con una visión holística que les permite liderar equipos interdisciplinarios o formar parte de ellos, aportando con sus conocimientos y experiencia, para generar cambios en salud que den respuesta a las necesidades de las personas, familias o comunidades que están a su cuidado, en salud y enfermedad.

Por su parte, el enfermero Javier Letelier, egresado de la carrera, señala que “estoy orgulloso de ser un enfermero de la U. de Santiago, pues gracias a la formación entregada tengo no solo la seguridad de hacer las cosas bajo un pensamiento riguroso, sino también porque me siento parte de una familia conformada por los colegas y futuros colegas que tienen la convicción de mejorar la salud de nuestra población. Una visión compartida por la Universidad y la Escuela de Enfermería, a la cual contribuimos como profesionales”.

Autor: 
María Paz Lema
 
Imagen: 
Usach Al Día