Facultad de Ciencias Médicas profundiza debate sobre el derecho a la salud en una nueva constitución con Escuela Constituyente virtual

Dirigida a líderes sociales pertenecientes a la Asociación Nacional de Consejos de Usuarios de Salud Pública (ANCOSALUD), la iniciativa se desarrolló en torno a cuatro módulos que abordó las bases para la creación de un sistema de salud centrado en lo público, de acceso universal y con enfoque en los Derechos Humanos a través de un nueva Carta Fundamental.
Jueves, Octubre 15, 2020

Con el fin de promover y enriquecer la discusión en torno a cómo superar las falencias del sistema de salud nacional mediante una nueva constitución política, la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago llevó a cabo la Escuela Constituyente “Derecho a la Salud”. Los beneficiarios fueron dirigentes/as de la Asociación Nacional de Consejos de Usuarios de Salud Pública (ANCOSALUD), organización que representa a los usuarios/as y organizaciones de la sociedad civil vinculadas a los centros asistenciales públicos. 

La Escuela Constituyente, desarrollada en modalidad virtual entre el 3 y el 22 de septiembre de 2020, contó con la participación de un centenar de líderes sociales provenientes de distintas zonas del país. En la actividad expusieron los académicos Pedro Yáñez (Medicina), Angélica Verdugo (Programa Centro de Salud Pública), Silvia Riquelme, Rodrigo Fuentes (Medicina), la abogada de la Facultad de Ciencias Médicas, Alejandra Quevedo, y el coordinador de proyectos de la Unidad Mayor, Cristian Moscoso.

Compuesta por cuatro módulos, la iniciativa abordó la importancia de plasmar el derecho a la salud en un nuevo texto constitucional, para así generar las bases de un sistema sanitario universal con acceso igualitario y enfocado en los Derechos Humanos. Además, analizó el estado actual y las características del sistema de salud hoy en día y el proceso constituyente iniciado a finales de 2019 como respuesta frente al estallido social.

Participación ciudadana

Al respecto, Cristian Moscoso expresó que la ciudadanía, a través de sus organizaciones sociales, “tiene la necesidad y el deber de participar en la redacción de una nueva constitución”. Por esto, recalcó la importancia de que las ideas que surjan desde las bases llegan a oídos de quienes sean electos como constituyentes en caso de ganar la opción 'Apruebo’.

Por lo mismo, Moscoso planteó que la Universidad de Santiago de Chile, como institución “comprometida con la salud pública”, debe “contribuir a que estas organizaciones tengan la mayor cantidad de elementos de análisis para que puedan plantear sus posiciones de una manera informada y sólida en todos los espacios de participación vinculadas al proceso constituyente”. 

Angélica Verdugo, Magíster en Salud Pública y expositora de la Escuela Constituyente, recalcó la importancia de que la Unidad Mayor haya levantado espacios para conversar sobre esta temática con dirigentes sociales, ya que, a su juicio, son quienes conocen más las problemáticas reales en torno a la salud. La más notoria, recalcó, son las inequidades entre el sistema público y el privado, lo que se ha exacerbado en medio de la actual pandemia por COVID-19.

Sin embargo, la académica aclaró que una nueva constitución “no resolverá (por sí sola) los problemas sociales, sino que permitirá “que todos y todas tengamos derecho a la salud. Después, el país tendrá que ponerse de acuerdo sobre cómo reformar este sistema sanitario para que tengamos acceso a una salud digna (...), independiente de los recursos que tengamos en nuestros bolsillos”.

 

Autor:
Miguel Madrid