Amanda Wosiack, egresada de Medicina Usach: “He tenido el privilegio de estar en el grupo de los primeros vacunados en Chile”

El proceso de vacunación contra el coronavirus comenzó el pasado jueves 24 de diciembre, cuando arribaron al país las primeras 10 mil dosis elaboradas por los laboratorios Pfizer / BionTech. La Dra. Amanda Wosiack Menin, egresada de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago, está entre las primeras chilenas que recibieron esta vacuna.

Antes de la pandemia, la profesional trabajaba en urgencias y en una clínica de cirugía plástica, pero cuando se declaró emergencia sanitaria decidió dedicar tiempo completo en el sector público de salud. “Ahora tengo un turno fijo como médico en la urgencia de la ex Posta Central, que es referencia nacional de pacientes COVID, por lo que durante muchos meses estuvimos trabajando prácticamente solo con pacientes con esta enfermedad. Aquí es donde nos vacunaron por ser ‘primera línea’”, señaló.

“Además, trabajo en la Clínica Vespucio, también en urgencias, y en enero de 2021 termino un magíster en la Universidad del Desarrollo sobre gestión en salud, que tiene mucho de salud pública, por lo que me interesa aún más toda la situación que estamos viviendo actualmente”, agrega la médica.

¿Qué te parece estar en el grupo de los primeros vacunados en Chile?

-Me parece genial haber tenido el privilegio de ser de los primeros en vacunarse. Encuentro que nos dará mucha más seguridad y tranquilidad para seguir atendiendo a los enfermos de COVID, sabiendo que no solo no nos enfermaremos, sino que tendremos menos riesgo de contagiar a nuestros familiares y pacientes que atendemos.

¿Qué síntomas o molestias tuviste luego de recibir la vacuna?

-Solo tuve un poco de dolor en el brazo luego de la vacuna, que fue muy leve y duró apenas dos días. Ningún otro síntoma sistémico.

¿Por qué crees que es importante vacunarse?

-Soy joven y sin enfermedades de riesgo para una infección grave por COVID-19 -como no solo es mi caso, sino el de muchos compañeros que se inmunizaron-, pero decidí vacunarme justamente para no tener el riesgo de infectar a otros (familiares, amigos y los mismos pacientes). No solo se trata de la salud e inmunidad de uno, sino de un problema de salud pública.

¿Cómo ha sido el trabajo en pandemia?

-El trabajo desde el inicio del COVID-19 ha sido muy duro. Durante varios meses estuvimos trabajando durante horas y horas seguidas, con urgencia llena, horas de lista de espera, muchos pacientes hospitalizados en urgencias con enfermedades graves, teniendo que cubrir muchos turnos por licencias de compañeros, sin dormir bien y con mucho estrés y preocupación en nuestras cabezas. No ha sido fácil.

Quiero destacar que en la ex Posta Central han apoyado mucho nuestra labor. Por ejemplo, tenemos atención psicológica y espacio para descanso, porque no solo ha sido complejo lidiar con pacientes muy graves, sino que también con sus familiares que estaban preocupados, alegando porque no podían verlos. Muchas veces no teníamos tiempo para informarles como estaba el paciente. 

Fueron meses muy complicados, con muchos abuelitos a punto de morir, con pocos ventiladores. Si un enfermo se complicaba, sabíamos que la probabilidad de su muerte era alta. Todo el equipo de salud está muy agotado y preocupado. Ahora estamos viendo el reinicio de la enfermedad; aumento de número de casos, por lo que estamos muy expectantes.

¿Qué consejo les darías a los estudiantes de Medicina de la Usach, que ahora se están formando con todas las dificultades que ha generado el Covid-19, entre ellas, no poder ir a los campos clínicos?

-Nosotros en el Hospital de Urgencia Asistencia Pública y en la Clínica Vespucio tuvimos internos que nos ayudaron de forma voluntaria y nos hicieron mucho más fácil el trabajo. En el caso de la ex Posta Central tuvimos internos de la Universidad Finis Terrae. Fueron un pilar fundamental.

Sé que muchos estudiantes de Medicina de la Usach, como es el caso de mi hermana que está en segundo año, han tenido solo clases virtuales. La verdad solo tengo que decirles que perseveren. Son tiempos muy difíciles y complejos para todos, cansados de estar en la casa, me imagino.

Como consejo puedo decirles que tengan mucha paciencia, que aprendan y aprovechen lo más que puedan las clases en línea para avanzar en la parte teórica porque la pandemia que hoy vivimos es compleja y, como parte del equipo de salud, debemos estar muy preparados en lo que se denominan “conocimientos duros” para hacerlo lo mejor por nuestros pacientes. Mucho ánimo para los estudiantes, porque sé que saldremos de esta compleja situación.

 
Autora: Claudia Droguett
Fotografía: Cedida
Martes, Enero 5, 2021
La profesional, quien se desempeña en la ex Posta Central y la Clínica Vespucio, cuenta su experiencia tras ser una de las primeras personas en Chile en recibir la vacuna del laboratorio Pfizer/BionTech contra el COVID-19. También comentó sobre los meses más duros de la primera ola de contagios como parte de la ‘primera línea’ de salud y aprovechó la instancia para dirigirse a los estudiantes de la Unidad Académica que han visto obstaculizados sus estudios por la pandemia.