medicina

Con el objetivo de preparar a los médicos previniendo los aspectos epidemiológicos, fisiopatológicos y terapéuticos, la Escuela de Medicina organizó el seminario “Fiebre amarilla: Una visión general", ofrecido por el interno de la Escuela de Medicina de la U. de Botucatu de Sâo Paulo, Brasil y pasante del Departamento de Medicina Respiratoria Infantil del Hospital CRS El Pino, Leonardo Rodrigues Brito. En la ocasión, Rodrigues destacó que para nuestro país es fundamental abordar esta problemática desde el punto de vista de la salud pública. Por Soledad Fuentes.

Entre el 1 de julio del 2017  y el 13 de marzo de este año, las muertes por fiebre amarilla incrementaron en un 65% en relación con igual periodo precedente. Entre éstos se detectaron dos personas chilenas, que se encontraban de vacaciones en el país portugués. Considerando que Brasil es el tercer destino más visitado en Sudamérica por los chilenos, con 60 mil ingresos durante el 2017, la Escuela de Medicina de nuestra Casa de Estudios, abordó los aspectos epidemiológicos, fisiopatológicos y terapéuticos de esta enfermedad, con el objetivo de preparar a los médicos sobre su prevención y manejo. Para ello, Leonardo Rodrigues Brito, estudiante interno de la  Escuela de Medicina de la U. de Botucatu de Sâo Paulo, Brasil y pasante del Departamento de Medicina Respiratoria Infantil, del Hospital CRS El Pino, encabezó el seminario “Fiebre Amarilla-Una visión general".

Sobre la actividad, el especialista indicó que es de especial relevancia que nuestro país se encuentre actualizado sobre la materia, considerando que recientemente el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) analizó y confirmó la presencia de 14 ejemplares de Aedes Aegypti, el mosquito que transmite dengue, virus zika y fiebre amarilla, en Arica. “Es importante abordar el tema por el turismo chileno, en donde toda la sociedad debe tener en cuenta los síntomas y precauciones. A su vez, es importante divulgar la importancia de este tipo de enfermedades y el manejo que se debe realizar desde la salud pública”, sostiene.

Precauciones

Según explica el interno de medicina, en Chile la presencia de este mosquito no es nueva. Previa a su reciente aparición, tuvo presencia en el año 2016, también en la ciudad de Arica, y en el año 2000 en Isla de Pascua. Sin embargo, asegura que su rápida detección, y el efectivo sistema de monitoreo de nuestro país permite una rápida erradicación del vector. Según describe, el insecto posee un tamaño de 4 a 6 milímetros, es un mosquito negro, pequeño con rayas blancas, su reproducción se da en agua limpia, y tiene hábitos diurnos, siendo propicia su aparición en lugares con alta temperatura.

En la instancia, el especialista recomendó a los viajeros utilizar ropas claras y largas, mosquiteros, repelente con DEET y vacunarse 10 días antes de viajar a zonas expuestas. Mientras que para la prevención del vector en territorio nacional, recomienda mantener la menor cantidad posible de acopios de agua, para eliminar los posibles criaderos de este vector.

Responsabilidad universitaria

Respecto a la charla, el Dr. Pedro Aguilar Miranda, coordinador del Departamento Clínico de Pediatría de la Escuela de Medicina de nuestro Plantel y médico en el Hospital el Pino, sostuvo que “es fundamental que nuestra Escuela se ponga al día en términos de salud pública y que nos hagamos cargo de lo que significa realmente la globalización”. El académico agrega que “hoy los equipos médicos chilenos debemos estar al tanto de las enfermedades que afectan a estos destinos y tener claro cuál es la clínica de esas enfermedades y qué medidas tenemos como prevención”, puntualiza.

En tanto, el seminario fue la primera edición del Ciclo de Seminarios que organiza mensualmente la Escuela de Medicina. La próxima actividad será presidida por Felipe González estudiante de séptimo año de Medicina, quien se referirá a la atención de salud de personas trans.

Autor: 
claudia.droguett
Frente a la necesidad de contar con material docente didáctico, que permita comprender la arquitectura del organismo humano y también ensayar aplicaciones clínicas, los estudiantes de la Escuela de Medicina Ignacio Toledo y Jaime Padilla, con el apoyo de los académicos Mónica Osses y Carlos Godoy, generaron modelos tridimensionales para la docencia en el campo de la histología. Por Soledad Fuentes

Ampliar tejidos orgánicos microscópicos a tamaños tangibles que permitan comprender su funcionamiento y potenciales patologías, es la innovación desarrollada por un equipo de estudiantes y docentes de la Escuela de Medicina, quienes han elaborado una serie de modelos impresos en 3D como complementos de la enseñanza de las clases prácticas de histología.

El proyecto ha cobrado tal interés, que fue seleccionado para ser presentado en el "XXXVIII Congreso Chileno de Anatomía y el XIX Congreso del cono sur”, bajo el nombre “Programa piloto  de elaboración de modelos impresos en 3D como complemento de la enseñanza de las clases prácticas de histología”, donde fue premiado como el mejor Póster del área.

Respecto a la innovación, el estudiante Ignacio Toledo explica que surgió el año 2015, “ante la escasez de material para la docencia de la anatomía humana”, asegurando que el premio es un reconocimiento al esfuerzo del grupo.

Por otra parte, el estudiante Jaime Padilla, explica que “la idea surge por las dificultades monetarias y legales para conseguir cuerpos humanos, y su uso para la enseñanza en ciencias básicas, pero además tiene una orientación clínica en la formación de profesionales, que deberán aplicar sus conocimientos en la práctica”.

El proyecto

El desarrollo de modelos impresos en 3D de tejidos humanos en el ámbito de la Histología, surge por motivación de los estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas Ignacio Toledo y Jaime Padilla, quienes a lo largo de sus carreras han observado la dificultad en algunos procesos de aprendizaje por escasez de material cadavérico, debido a su alto costo y dificultades legales para importarlos.

Fue así, como debido a la necesidad de contar con material, y el uso de impresoras 3D en distintas unidades del Campus, el estudiante Ignacio Toledo, junto al profesor de Anatomía Humana, Hugo Morales, desarrollaron un modelo de impresión 3D de un tronco de encéfalo humano.

Tiempo después, con el apoyo del estudiante Jaime Padilla y los académicos de Histología: Mónica Osses y Carlos Godoy, se propusieron diseñar modelos tridimensionales que facilitaran el aprendizaje de manera transversal en diversas asignaturas de las carreras de la Facultad.

Respecto al proyecto, el profesor Carlos Godoy explica que actualmente todas las carreras de salud necesitan  "material cadavérico" para la enseñanza, pero es cada vez más complicado conseguirlo, surgiendo  la impresión 3D como una alternativa.

“Esta tecnología permite subsanar la deficiencia y además, tiene el plus de permitir una visualización de los tejidos en 3 dimensiones, ya que al microscopio óptico convencional solamente ves el tejido en 2 D. En donde ambos estudiantes fueron más allá de esta necesidad histórica en la enseñanza tanto para medicina como otras carreras de salud”, puntualiza el profesor.

Para ello, en una primera instancia, el equipo detectó las estructuras que causan mayor confusión y que tuvieran impacto en su aplicación clínica, prosiguiendo a diseñar los modelos basados en las representaciones de las estructuras normales y patológicas concordantes a lo descrito en la literatura científica.

Posteriormente, realizaron el modelado tridimensional de las estructuras, utilizando diversos programas tales como “Tinkercad”, “3d Slicer”  y “Meshmixer”, de manera que una vez terminada la etapa, fabricaron las piezas mediante la utilización de una impresora 3D.

Además, elaboraron guías de apoyo al aprendizaje con el fin de  complementar el uso en aula de los modelos.

Premio al mejor Póster

Con el objetivo de generar mayor impacto respecto a los resultados del proyecto, el equipo presentó los resultados en el "XXXVIII Congreso Chileno de Anatomía y el XIX Congreso del cono sur”, efectuado recientemente en Concepción, siendo premiados como el mejor Póster del área de Histología.

Según explican los estudiantes, en la oportunidad presentaron dos modelos tridimensionales de tejido artificial, los que al no ser profundizados de manera tangible, eran poco comprendidos por los estudiantes, y su práctica clínica era aún más dificultosa.

El primero de ellos se trata de un modelo de la Barrera de Filtración Glomerular, principal filtro de un riñón que permite la formación de orina, el que solo puede ser revisado mediante microscopía electrónica, y que en caso de lesión genera patologías como el síndrome nefrótico.

Para dimensionar el daño, los estudiantes generaron un modelo tangible de alrededor de 10 a 15 centímetros.

Mientras que el segundo modelo, se trató de un corazón normal, versus uno con insuficiencia cardiaca sistólica e insuficiencia cardiaca diastólica, patología con alta prevalencia en Chile, considerada por el Ministerio de Salud como un problema de salud pública y una epidemia emergente dentro de las enfermedades cardiovasculares, siendo la principal causa de hospitalizaciones en servicios de Medicina Interna en adultos mayores de 65 años.

A través del prototipo, se puede estudiar la alteración estructural que tiene la patología en términos del grosor de la pared cardiaca.

Sobre el reconocimiento al proyecto durante el Congreso, el estudiante Ignacio Toledo, sostiene que: “ha sido aprender haciendo y probando, porque fue una iniciativa que partió en nosotros, tras ensayo y error, y así esperamos contribuir al proceso de enseñanza de nuestros compañeros”.

El equipo de investigación asegura que un próximo paso será evaluar y validar el proyecto como modelo histológico a través de su desempeño en el aula.

Mientras que el profesor Carlos Godoy, enfatiza en el impacto en estudiantes que ha tenido la iniciativa: “ha sido un semillero para otros estudiantes, que interesados se han ido acercando, aprendiendo y le van enseñando a otros compañeros, para resolver inquietudes e interrogantes en distintas asignaturas”.

Autor: 
claudia.droguett
El especialista en salud pública y Director de la Escuela de Medicina de nuestra Corporación, Dr. Mauricio Osorio, reconoce que el 62% de incremento en implantes de órganos, en comparación a los primeros seis meses de 2016, es positivo. Sin embargo, hace hincapié en que las cifras siguen siendo bajas. Entre enero y junio, se realizaron 253 intervenciones. “Esto sólo constituye un aliciente para seguir trabajando”, recalca. Por Cristóbal Miranda

Un informe del Ministerio de Salud arrojó que los trasplantes de órganos se incrementaron en un 62% durante el primer semestre de este 2017, en comparación al mismo periodo del año anterior. Entre enero y junio, se realizaron 253 implantes de órganos, cifra superior a las 156 cirugías efectuadas en los primeros seis meses de 2016. Para la subsecretaria de Redes Asistenciales, Gisela Alarcón, este resultado “nos está acercando al mejor año de trasplante y donación desde que tenemos registros”.

El especialista en salud pública y Director de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Mauricio Osorio, reconoce que el incremento es positivo. No obstante, indica que en términos reales, las cifras siguen siendo bajas. “Esto es solo un aliciente para seguir trabajando. Hay que continuar mejorando, en esta misma tendencia al alza”, sostiene.

De acuerdo al académico, el resultado no alcanza a resolver el problema de la falta de donantes desde ningún punto de vista, ya que la lista de espera para muchas intervenciones sigue siendo considerable.

“Para llegar a una cifra que realmente impacte y cierre la brecha, hay que subir sobre los 500 donantes anuales”, explica. Para ello, afirma que no basta el trabajo del Ministerio de Salud únicamente, sino que, también, se requiere un cambio de mentalidad en las personas y sus familias que son, a final de cuentas,  quienes deciden si la voluntad de donar del paciente se hace efectiva.

Centralizar las intervenciones complejas

Por otra parte, el Dr. Osorio plantea que aún no se cuenta con los medios para realizar los trasplantes más complejos –como pulmón, hígado y corazón- en regiones, por lo que conviene seguir centralizando en Santiago la mayor parte de estas intervenciones (según la fundación Cambiemos la Historia, integrada por familiares de trasplantados, el 90% de las cirugías se realiza en la capital).

“Los trasplantes de riñones pueden realizarse en regiones, pero hay otras intervenciones en que la única manera de asegurar la expertise técnica y de calidad, disminuyendo los riesgos, es centralizarlas. No se puede tener centros en todas partes que se dediquen a resolver trasplantes”, enfatiza.

A su juicio, lo que sí puede mejorarse en el corto plazo, es el transporte de órganos para que sea más expedito y disminuya el riesgo de pérdida, a fin de mantener los estándares y responder de manera óptima a las necesidades del país.

“Lo más importante es que hay que seguir sensibilizando sobre este tema. El 62% de aumento puede hacer pensar que estamos muy bien, pero, en realidad, aún nos falta mucho”, concluye.

Autor: 
claudia.droguett
El Grupo de investigación interdisciplinaria es integrado por la Socióloga y académica de la Facultad de Ciencias Médicas del Plantel, Andrea Lizama, quien rescata el valor de un grupo que integre distintas miradas para avanzar en Salud. “En la Facultad hemos conformado un equipo de investigación que tendrá como norte potenciar la reflexión en torno al marco epistemológico desde el cual se construye la investigación en salud”, asegura. En la ocasión, la Ministra de Salud, Dr. Carmen Castillo destacó los avances en materia de infraestructura en la Atención Primaria.

Con un llamado a seguir trabajando en los desafíos pendientes en salud y, al mismo tiempo, destacando los avances en materia de infraestructura en la Atención Primaria,  la Ministra de Salud, Dr. Carmen Castillo inauguró  el IV Congreso “Salud en todas: enfrentando un modelo en crisis”

La Ministra añade que se necesitan miradas diversas  que permitan la participación de todos en el mejoramiento de nuestro sistema de salud. “Bienvenida la crítica constructiva, bienvenidos los aportes desde la academia  para enriquecer las políticas públicas de salud y, por supuesto, beneficiar a la población”.

Para la Socióloga y académica de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago  Andrea Lizama, un grupo que integre distintas miradas es clave para avanzar en Salud. “En la Facultad hemos conformado un equipo de investigación interdisciplinario que tendrá como norte potenciar la reflexión en torno al marco epistemológico desde el cual se construye la investigación en salud”.

En la ponencia principal del Congreso, a cargo de María Inés  Jara, académica de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, se abordó la crisis que vive el paradigma positivista biomédico que impera en este momento el campo de la  investigación. “El modelo positivista, dentro del cual se enmarca  gran parte de la investigación en salud pública, imposibilita la mirada del sujeto y coloca   el cuerpo solo como estructura física mecanizada, que hace desaparecer el sujeto de la investigación”.

En ese mismo sentido la investigadora de  la Pontificia Universidad Javeriana destaca que “la emancipación de los supuestos  científicos se dará cuando la salud deje de ser un valor de uso propio de la modernidad,  para enfocarse en lo colectivo; es decir, la búsqueda incesante de la justicia sanitaria. Así se debiera definir la salud pública”.

El Dr. Andrés Garrido, docente e integrantes del equipo de investigación  de la Facultad de Ciencias Médicas que asistió al Congreso señaló: “Resulta claro que la investigación en salud pública neutral, no es posible. No existe investigación científica sin consideraciones éticas o políticas, esto es,  sin tomar posición respecto a  sus impactos, tanto en el proceso de investigación como en sus conclusiones”.

El congreso que se realizó en la Universidad Católica del Norte de  Coquimbo, los días 1 y 2 de diciembre  fue organizado gracias al esfuerzo conjunto de la Red de Instituciones  Formadoras en Salud Pública, Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Sociedad Chilena de Epidemiologia y la Sociedad Chilena de Salubridad.

Autor: 
claudia.droguett
Médicos de Centros de Salud Familiar rurales destacan la formación y compromiso social de los internos de Medicina.

Una visita a los Centros de Salud Familiar de Doñihue, Las Cabras y Pichidegua realizó la Dr. Ivonne Narvaez, subdirectora de docencia de la Escuela de Medicina. El objetivo de este recorrido fue conocer el desempeño de  nuestros internos  en medicina comunitaria. La Dra. Yesilda Corradetti del Cesfam de Doñihue destacó el compromiso social que muestran los estudiantes de medicina de la Universidad de Santiago. “Tienen una genuina preocupación por los pacientes, se interesan en su entorno, los escuchan y se integran al equipo de trabajo, colaborando y aprendiendo en todo momento, ya que pasan por todos los sectores que contempla un Cesfam”.

El Dr. Ramiro Díaz, Cesfam Las Cabras, destaca que los internos están académicamente bien formados. “Aprovechan de poner en práctica todos sus conocimientos y participan activamente en visitas rurales, el programa de alivio al dolor y postrados, morbilidad, promoción de salud, en definitiva, en todas las áreas”.

Felipe Domínguez que está ahora en su internado en Las Cabras destaca la organización y comunicación que existe al interior del Centro. “Hay un trabajo hecho con cariño, muy organizado y la gente que hemos conocido acá de mucha calidad”.

Para Javiera Durán esta oportunidad ha sido muy significativa, ya que ha podido realizar un trabajo más pausado. “En hospital todo es más caótico, acá se trabaja con tranquilidad y podemos poner en práctica nuestros conocimientos sin tanta presión”.

En el Cesfam de Pichidegua, la Dra. Camila Olivares señala que los internos, a su juicio,  vienen enfocados al sector público. “Tienen un excelente trato con los pacientes, son respetuosos, cercanos y, por lo mismo,  ellos se encariñan con los internos”.

Tras la visita la Dra. Narvaez también destacó la responsabilidad y el compromiso social que tienen los estudiantes de Medicina y que los diferencia de otras universidades. 

Autor: 
claudia.droguett
La charla la realizó en el marco de la inauguración del año académico de la carrera de medicina, que este 2016 abre sus puertas a la primera generación de estudiantes de medicina.

En la actividad que contó con la presencia del Rector (S), de la UTA, Carlos Leiva y autoridades de la zona, el decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Dr. Humberto Guajardo agradeció la invitación a participar en el acto de inauguración de la carrera “Es una gran oportunidad para muchos jóvenes de la Región, quienes a partir de hoy pueden estudiar cerca de sus familias sin necesidad de trasladarse a  Santiago, incluso a Bolivia”.

Durante el  encuentro, el psiquiatra Humberto Guajardo  expuso sobre el tema "Drogadicción en el personal de la salud:sus consecuencias y su tratamiento, enfatizando que "los profesionales de la salud están insertos dentro de la sociedad y una de las cosas que sabemos hoy es que las adicciones son transversales a todos los sectores. Por lo tanto no es de extrañar que ellos, puedan desarrollar el problema del consumo de drogas".

Asimismo, destacó que "como Presidente de la Asociación de Facultades de Medicina de Chile, es un honor poder iniciar y estar presente en esta inauguración de la carrera de medicina. Esto es trascendente para el país, porque está mostrando cómo las regiones pueden ir dando soluciones a sus problemas de salud. Para la Universidad de Santiago, que tiene un gran compromiso social, fue muy grato recibir a las autoridades de la UTA, siendo un compromiso muy grande poder compartir y ayudar a formar la Escuela de Medicina de la UTA".

Carlos Leiva Rector (S), de la UTA, hizo entrega de un obsequio al Dr. Humberto Guajardo,  quien agradeció la invitación a participar en el hito que siginfica para la U. De Tarapacá iniciar la formación de médicos y la posibilidad de “seguir trabajando en conjunto   en otras iniciativas, gracias al convenio de cooperación que existe entre la U. De Santiago de Chile y la U. de Tarapacá”.

Autor: 
mariapaz.lema
En una significativa ceremonia, cuyo discurso inaugural estuvo a cargo del director de la Escuela de Medicina, Dr. Mauricio Osorio se recibió a los 98 alumnos nuevos de la carrera de Medicina.

Destacando que la mayoría de los alumnos que ingresaron a Medicina provienen de colegios subvencionados  y municipalizados inició el discurso de Bienvenida el director de la Escuela de Medicina, Dr. Mauricio Osorio, a la audiencia de 98 nuevos estudiantes que ingresaron a la carrera. “La Universidad privilegia el ingreso de estudiantes que tienen un buen ranking de notas de Enseñanza Media, por lo tanto, se trata de alumnos que tienen un rendimiento académico de excelencia además de un puntaje en la PSU destacadísimo”.

Asimismo, destacó que se trata de una carrera que exige mucho compromiso y vocación y, que en el caso de Medicina de la Universidad de Santiago, también se inculca un compromiso con el país y con la salud pública. “Otra de las cifras que para nosotros es destacable también es que la mayoría de nuestros egresados  se desempeña en hospitales, Centros de Salud Familiar, postas, Sapu, es decir, en el sector público, lo que es muy importante para nosotros porque en Chile existe un déficit importante de médicos en esta área”.

En la ceremonia de bienvenida el Dr. Carlos Beltrán, profesor titular y  Coordinador del Departamento  Clínico de Medicina Interna Sur del Hospital Barros Luco,  se refirió al perfil de egreso del estudiante de Medicina, destacando la relación de los médicos con los pacientes con una perspectiva ética e integral que reconozca sus particularidades y las de su entorno para contribuir a mejor la calidad de vida del paciente; la promoción de los estilos de vida saludables personales y colectivos; la derivación oportuna de pacientes y la comunicación oportuna, empática, efectiva y respetuosa con los pacientes y sus familiares. “También es importante resaltar el rol que ustedes futuros médicos van a tener en la salud pública, ya que es en este sector donde se radican los problemas de salud de la mayoría de la población, por ello es indispensable que también se integren a equipos multidisciplinarios para contribuir a elevar los estándares de calidad”. 

A las palabras de bienvenida a los cachorros de Medicina se sumó la Dra. Daniella Greibe, egresada de nuestra casa de estudios y actual subdirectora de Desarrollo del Hospital Felix Bulnes, quien se refirió a su experiencia como alumna de una recién inaugurada Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago. “Al principio hubo mucha resistencia de las otras escuelas de medicina, incluso por la prensa se criticó bastante la apertura de esta carrera, que no existía la capacidad para formar profesionales del área de la salud. Todo eso ha quedado atrás y la escuela y nosotros como egresados hemos demostrado ser excelente profesionales y además con vocación en el sector público, ya que la mayoría de los egresados allí se desempeña”.

Por su parte, la presidenta del Centro de estudiantes de Medicina, Valentina  Grazziano entregó un consejo a los nuevos estudiantes. “Generalmente se dice que para las cosas importantes  no existen recetas, pero nosotros descubrimos una: el compañerismo. Podrán creer que es sólo una frase bonita, sin embargo, la mejor manera para tolerar 7 años de trabajo intenso y a veces frustrante, es contar con tus semejantes, es poder sentir que puedes apoyarte en ellos.  El secreto es comprometerse todos juntos para hacer de estos 7 años una época enriquecedora”. También destacó todo el avance que se ha logrado en la Escuela. “Llegan a una escuela en pleno crecimiento y desarrollo, que tuvo un claustro triestamental el año 2012, en donde, con la participación de sus funcionarios académicos y administrativos, así como nosotros los estudiantes, se redefinieron los principios y objetivos de la Escuela, redactamos un nuevo reglamento y abrimos las puertas a la participación y el trabajo estudiantil y funcionario.  Hoy tenemos en la Escuela un lugar de comunión de ideas, intelectos y habilidades; donde circulan las confianzas; con trabajo duro y alegre; y por sobre todo, con compromiso”.

En la oportunidad estuvieron presentes el Decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Dr. Humberto Guajardo; la vicedecana de Docencia, Angélica Larraín; la subdirectora de Docencia, Dra. Ingrid Heitmann; la Subdirectora de Investigación, Dra. Lorena Sulz; la subdirectora de Calidad y Sistemas, Dra. Victoria Espinosa; la encargada de Asuntos Estudiantiles, profesora Valeria Ibañez, además de académicos y estudiantes  de la Escuela de Medicina.

Autor: 
claudia.droguett
La Agencia Acreditadora de Chile A&C S.A. resolvió acreditar a la carrera de Medicina de la Universidad de Santiago por un plazo de cinco años, que culminará el 18 de diciembre de 2019.

Este 18 de diciembre la comunidad que integra la Escuela de Medicina de nuestra Casa de Estudios recibió una noticia trascendental. La Agencia Acreditadora de Chile, A&C, resolvió certificar hasta diciembre de 2019 la Carrera de Medicina, dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas. Tras recibir la información oficial, el director de la Escuela, Dr. Pedro Aguilar, valoró la acreditación por los próximos cinco años y sostuvo que este logro “es producto de la participación de todas y todos los integrantes de la Escuela y ratifica un trabajo serio, realizado en las áreas de docencia, investigación, gestión y vinculación con el medio, sin descuidar ni un solo ámbito”.

“Esta noticia fue motivo de mucha alegría y satisfacción para nuestra Escuela en su conjunto pues creemos que da cuenta de un esfuerzo realizado sin pensar en la acreditación en particular sino que teniendo como objetivo más amplio el futuro de esta unidad”, aseveró el académico.En materia de docencia, uno de los recientes hitos destacados por el director es la renovación de la malla curricular que hoy, a su juicio, “refleja mejor el compromiso de esta Escuela con las necesidades del país, a través de su misión y visión”.

Asimismo, en el ámbito de gestión, el académico puso de relieve, entre otros avances, la implementación de un Reglamento de Escuela y orgánicas como el Consejo de Escuela triestamental, mientras, en torno al área de investigación, “se generaron políticas para favorecer la sistematización de información y se desarrollaron seminarios periódicos, abiertos a la comunidad, así como las jornadas de investigadores”. En relación a la vinculación con el medio, el director de la Escuela mencionó la creación de la Unidad de Comunicaciones de la Escuela de Medicina, a cargo de la periodista Claudia Droguett. Además, en 2013, se creó una Unidad de apoyo al estudiante, encabezada por la profesora Valeria Ibáñez.

“Estos positivos resultados nos demuestran que es posible hacer Escuela con la participación de todos. No pasa nada malo si todos ponemos de nuestra parte y participamos”, sostuvo Aguilar.“El mensaje a los distintos estamentos es a seguir estableciendo relaciones de colaboración y respeto mutuo, con la confianza de que la Escuela puede tener un mejor presente y futuro”, agregó el académico.“Mi llamado, finalmente, es a mantener nuestro espíritu inclusivo, de participación triestamental y de no hacer las cosas solo por la acreditación sino porque la Escuela merece ser mejor. Deseo que los estudiantes de medicina alcancen los mejores niveles de aprendizaje en el ambiente más amigable posible y estoy seguro que con el nuevo director, el profesor Mauricio Osorio, y su equipo directivo, se continuará ese esfuerzo”, concluyó el director de la Escuela de Medicina, Dr. Pedro Aguilar.

“Profundizaremos el camino trazado”

También el 18 de diciembre, mismo día en que se dio a conocer la acreditación de la unidad académica, en toda la Facultad de Ciencias Médicas se llevaron a cabo las elecciones de autoridades, instancia democrática en la que el doctor Mauricio Osorio fue electo como nuevo director de la Escuela de Medicina. El académico, ex director del Servicio de Salud Metropolitano Norte, quien asumirá el nuevo cargo en marzo de 2015, sostuvo que, durante su gestión, buscará seguir avanzando en los todos los ámbitos del quehacer institucional, “donde claramente ha habido una mejoría, reflejada en este informe de acreditación por cinco años”.

“Primero uno debe destacar que se ha hecho un trabajo serio y responsable en esta Escuela. En ese sentido, mi compromiso, hoy, es seguir avanzando por esta vía, profundizando el camino trazado, con voluntad de trabajo, con transparencia y manteniendo las puertas abiertas ante todos quienes quieran colaborar por hacer de ésta, la mejor Escuela de Medicina de Chile”, afirmó, finalmente, el director electo, Dr. Mauricio Osorio.

Autor: 
claudia.droguett
Más de 70 egresados asistieron al Segundo Encuentro de Egresados de la Escuela de Medicina y manifestaron su interés de estrechar los lazos con la casa de estudios.

Con el objetivo de consolidar los lazos entre la Facultad de Ciencias Médicas y los egresados de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago de Chile se realizó el Segundo Encuentro de Egresados de Medicina 2014. El Decano de la Facultad, Dr. Humberto Guajardo junto al Director de la Escuela, Dr. Pedro Aguilar dieron la bienvenida a los médicos de las promociones de 2000 a 2014. En la oportunidad el subdirector de Vinculación con el Medio, Dr. Rodrigo Vega destacó la labor del equipo directivo de la Escuela, el compromiso y el trabajo realizado en los últimos dos años y que ha permitido generar la Planificación Estrategica 2014-2017 con indicadores que permitirán monitorear el proceso". En tanto, el Director de la Escuela destacó el compromiso y apoyo del decano. "Agradezco sinceramente el apoyo del decano en nuestra planificación y en las decisiones que tomamos como equipo directivo para permitir el desarrollo que hemos conseguido hasta ahora en la Escuela de Medicina".

Por su parte, la Dra. Natalia Henríquez, en representación de los egresados hizo un llamado a los médicos a asumir la responsabilidad que significa egresar de la tercera universidad tradicional mejor evaluada de Chile. " Si tenemos en mente que nuestra universidad es la tercera universidad tradicional mejor evaluada de Chile y que al contrario de sus precedentes posee el mayor porcentaje de personas ingresadas provenientes de los dos primero tramos de ingreso familiar, entonces, la pregunta que sigue es ¿cuál debiese ser nuestro rol en la salud pública? ¿cuál debiese ser nuestro rol en la formación de los médico? y la respuesta a estas interrogantes nos presentan un desafío que debemos asumir".

La actividad se realizó el pasado viernes 21 de noviembre en el Club de Campo del Colegio Médico y reunió a más de 70 egresados que compartieron y disfrutaron la excelente actuación de la soprano Pamela Flores, que delietó a todos con su maravillosa voz.

Autor: 
claudia.droguett
Todos los expositores destacaron la penetración que ha tenido en la población chilena el uso de Medicinas Complementarias.

Con la asistencia de más de 60 personas se realizó el II Simposio de Medicinas Complementarias con el discurso inaugural a cargo del Director de la Escuela, Dr. Pedro Aguilar quién destacó los esfuerzos de la Unidad de Medicinas Complementarias a cargo de la Dra. Marcela Acevedo, para sacar adelante este tipo de iniciativas que aún  generan resistencia a nivel académico y en el de la formación de los futuros médicos.

Para el Dr. Ivo Vukusic, uno de los expositores del simposio, el paradigma de la Salud Integrativa incluye a las medicinas complementarias. “Es una visión o un modelo de asistencia sanitaria que integra la visión convencional occidental y la mirada no convencional en lo relativo al diagnóstico, la patología y la terapéutica, centrando el foco en la persona y su salud y no en la enfermedad, la que pasa a ser parte de un proceso y no el fin último de la medicina”.El profesional añade que en un modelo bio-sico-social, como la medicina familiar, el médico colabora con la resolución de los problemas de la salud, utiliza todas las herramientas a su alcance ya sean de medicina convencional y no convencional, o de otras ciencias humanas y naturales con el objetivo final de entregar a la persona salud y bienestar integral. 

En esa misma línea el Dr. Martín Macedo, espcialista en nutrición macrobiótica señaló que un porcentaje importante lo consulta para que él les resuelva sus problemas. "No desean pensar. Son demasiado perezosos para pensar. Mejor obedecer las indicaciones y ya está. Se producirá el alivio o la mejoría. Y a veces cuando las mejoras no llegan tan rápido como estas personas desean, me reclaman: “hice todo lo que usted me dijo, comí los alimentos que usted me dijo y no he mejorado todavía”. Y llegan a la conclusión de que este “tratamiento” no da resultados. Hay una medicina para cada tipo de paciente. Para los que no quieren pensar, para los que sólo buscan hacer lo mínimo, para los que se rigen por la Ley del Mínimo Esfuerzo está la medicina de tomar una pastilla y “vuelva el mes que viene”. Ello ocurre -añade Macedo- porque toman a la macrobiótica como una técnica curativa más. Reemplazan los corticoides por el arroz y las algas marinas. La medicina que propone el profesional es la medicina de la toma de conciencia, la medicina del despertar de la sabiduría, la medicina que requiere el esfuerzo de pensar.

En el Simposio también expuso la Dra. Diomedi sobre  “Medicina Ayurveda, una medicina ancestral de la India”; Dra. Marcela Guerra con “Medicina  Tibetana, uniendo salud y espíritu”; Dr. Andrés Ogino, "Medicina Antroposófica, desde la botánica a la Euritmia; la kinesióloga María Isabel Soto, "Kinesiología Holística" y la QF Ximena Polanco, Fitoterapia, el alma de las plantas".

Autor: 
claudia.droguett

Páginas

Subscribe to RSS - medicina