egresados

Rodrigo Fernández es un ejemplo de perseverancia. Dedicado completamente a su carrera de Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física en la Usach, no se quedó solo en eso y fueron sus propios docentes quienes le mostraron el camino hacia la investigación en deportes. En esta entrevista nos cuenta su historia y el orgullo que siente de lo que su Alma Mater es hoy día.

Rodrigo Fernández Verdejo, tiene 34 años y ya cuenta con un PHD en Ciencias de la Motricidad. Su primera etapa educacional la vivió en un colegio particular subvencionado de La Florida. 

En la enseñanza media descubrió su vocación con la práctica del basquetbol. Dio la PSU y su opción fue la Universidad de Santiago de Chile, donde estudió Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física, egresó el 2008 y recibió el reconocimiento al mejor rendimiento académico de la carrera, con un 6.6 de calificación. 

 Sin embargo, su formación en la Usach también orientó su trayectoria laboral dirigiéndolo hacia la docencia universitaria y la investigación. Tres años más tarde recibió el título de Magíster en Ciencias Biológicas, mención Fisiología y posteriormente, el PHD en la Université Catholique de Louvain, en Bélgica. Hoy es profesor con jornada completa, del Departamento de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, pero su paso por la Universidad de Santiago no lo deja indiferente; muy por el contrario. Se siente orgulloso.

 ¿Qué generación familiar eres de egresados de un Plantel de Educación Superior y por qué te decidiste por la Usach como tu Alma Mater?

 Soy la segunda generación. En mi juventud quería estudiar algo relacionado con el deporte y en ese momento lo más cercano fue la Educación Física, aunque yo no me veía trabajando en un colegio. Yo me movía en un ambiente más de entrenamiento y ahí es donde encontré la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física con especialidad de entrenamiento deportivo en la Usach. Sentí que era más ad hoc a mis intereses. 

 ¿Era la única Universidad que entregaba esta especialización?

 Si, al menos en Santiago. Cuando yo ingresé era el segundo año que se daba una Licenciatura en la Actividad Física en Chile yo creo. Siempre tuve en mi mente que las mejores Universidades eran la Católica, la Universidad de Chile y la Usach. Mi hermana mayor había estudiado en la Chile y yo no conocía a otras personas que hubiesen estudiado en la U. de Santiago, pero estaba en mi mente porque es una de las tres grandes. Fue súper impresionante para mi pasar de un colegio pequeño que quedaba a una cuadra de mi casa, a llegar al campus donde había un montón de personas con intereses distintos. Se podían combinar los estudios con prácticas deportivas, con cultura, con la vida social entre los diferentes estudiantes; fue todo un mundo que me encantó.

 ¿Qué opinión te dejó estudiar en un Plantel donde el tema social se vive día a día, no solo en las aulas, sino que en todo el campus?

 Yo ingresé a la Usach sin becas. Mis papás pudieron pagarme la carrera, pese a que mi familia es de clase media. Vivíamos en La Florida, en un sector nada especial. Lo que si fui el primer seleccionado en ingresar a la Licenciatura y terminé como el número uno también al egresar. Sin embargo, el primer año estuvimos en un paro que duró como tres meses y estaba súper fuerte el tema político. Entonces fue sorprendente ver que había compañeros que tenían tanto conocimiento y luchaban con intensidad por sus intereses. En esos años reconozco que no aprecié tanto esa importancia, porque yo no tenía problemas de becas, por ende, no lo sentía de forma tan directa, pero me impresionó cómo mis propios amigos luchaban por lo que consideraban justo y seguíamos en paro y toma hasta que se solucionaran los problemas. Eran demandas válidas y aunque habíamos algunos que no teníamos estos problemas para seguir estudiando, apoyábamos lo que pidiera el resto porque eran demandas válidas.

 ¿Qué recuerdos tienes del campus de la Universidad?

 Recuerdo con cariño el Departamento de Deportes, donde pasábamos mucho tiempo; los dos gimnasios, la piscina donde tuvimos natación todo el primer año. Aparte de asistir a clases, integraba la selección universitaria de basquetbol. Para mis intereses, la implementación deportiva era bien buena, también el espacio. El gimnasio principal era súper bueno, me parecía excelente.

 Fin a la subcontratación y glosario constitucional

 La Universidad durante el año 2019 estuvo en la noticia por el acuerdo para el término de la subcontratación del personal de aseo y vigilancia. ¿Cómo usachino te enteraste de aquello?

 Sí, yo creo que el fin de la subcontratación es uno de los cambios fuertes que hace una Institución grande en respuesta a la crisis social que hay en Chile y me siento sumamente orgulloso que haya sido la Usach. Es un ejemplo para muchas otras que están en esta situación, y que hace que las condiciones laborales sean precarias. Nosotros trabajamos ahora en investigación y el sistema nos obliga a contratar gente por honorarios. El sistema te tiene atrapado a condiciones que no son las ideales. Que la Universidad de Santiago haya dado ese paso es un ejemplo a ser imitado por otras Instituciones, aunque lo veo difícil, pero realmente ahí la Usach pisó fuerte con algo concreto.

 Además, encontré súper valioso que realizaran este Glosario Constitucional. Lo encontré excelente. A mí me llegó porque conozco amigos que trabajan en la Usach…me llegó, lo leí y lo encontré top de top. Se lo pasé a la gente de la Universidad Católica donde yo trabajo y es otro punto donde siempre decimos: hablamos y hablamos, pero alguien tiene que comenzar a hacer cosas. Son dos aportes fuertes que hizo la Universidad de Santiago a la sociedad.

 El deseo por la investigación

 Tu curriculum es extenso. No te quedaste solo en la Licenciatura. ¿En qué momento nace el gusto por la investigación?

 Algunas de las clases del Pregrado en la Usach me generaron este deseo por seguir el camino de la investigación, me generó la curiosidad. En el mismo pregrado contacté profesores que estuvieran interesados en ello, trabajé con algunos y me contactaron con gente en España, pero en un comienzo todo estaba relacionado con el deporte, con el entrenamiento. Realmente eso me hizo aprender mucho de investigación y fue lo que me hizo decidir, ya que en un principio quería ser un entrenador de alto rendimiento, pero la investigación pudo más y seguí el camino de investigador en deportes, con el Magíster y el Doctorado. Sin embargo, todo mi interés nació de la misma Usach conociendo a docentes que me inculcaron ese interés. Hoy mismo estamos postulando un proyecto con una profesora de la Universidad de Santiago, así que sería una colaboración entre ambos Planteles y tenemos otro trabajo de investigación ahora con otro profesor de allá así que, si lo hacemos todos juntos, es beneficio para ambas universidades.

 

Autor: José Flores

 

Autor: 
eli.tiraferri
Es profesor de Estado en Educación Física de la Usach. Realizó clases durante este año en un colegio de Conchalí y en paralelo trabaja con su productora, integrada por egresados de nuestra Universidad. De sus palabras brota el espíritu del usachino: creativo y comprometido con los cambios por un Chile mejor. En este último Soy Usach del 2019 conversamos con Francisco Morales, también un emprendedor que tiene entre sus sueños volver a la Universidad de Santiago como docente, para entregar todo el conocimiento que nuestro Plantel le dio y formar a nuevas generaciones.

Francisco Morales es un usachino de corazón. Egresó de nuestra Universidad el año 2018. Sin embargo, la Usach no fue su primera experiencia académica. Debió ingresar a una Casa de Estudios privada para estudiar Pedagogía en Educación Física, ya que el puntaje no fue suficiente para entrar a nuestro Plantel, pero su tenacidad – en un segundo esfuerzo de mayor preparación- le permitió cumplir su objetivo.

Pudiste conocer los dos mundos de la educación superior. ¿Qué diferencias notaste?

Aquellos jóvenes que estudian en una sola Universidad no logran notar diferencias por ejemplo de infraestructura, de preparación o de respaldo científico que puedan tener. Me di cuenta que la Universidad de Santiago en este último ámbito tiene bases muy sólidas, muy fuertes.

¿La realidad social que te muestran ambos mundos marcó tu experiencia?

Cuando uno llega a la Usach, la importancia de la realidad social en la que estamos inmersos se vuelve más relevante. Lo que sucede en el país es importante y se conversa, se discute y se debate entre los compañeros. Todos tenemos una opinión más argumentada. Durante el primer año de la carrera encontré aquí a mis mejores amigos con quienes hasta el día de hoy tenemos contacto. No tengo más que agradecerle a la Universidad por esa parte de mi vida que me ayudó a crecer. De hecho, hoy trabajo con ellos.

¿Eres primera generación de tu familia en egresar de la Educación Superior?

Al igual que muchos estudiantes chilenos soy el primero de mi familia. Mis padres son trabajadores en las ferias libres, son vendedores y para ellos fue un orgullo tremendo verme egresar, porque hay un esfuerzo grande detrás. Independiente que, por suerte, siempre me ha ido bien en los estudios y recibí la beca vocación profesor, el apoyo de ellos ha sido incondicional.  Están muy contentos que su hijo haya egresado de la Universidad, pero también de que haya optado por una carrera muy altruista y con valor social como es la Pedagogía.

La magia de la Usach

Francisco Morales relata que el estudiante Usach se enamora de este campus único, donde las Escuelas y Facultades comparten un mismo lugar, lo que permite a los jóvenes conocer experiencias y visiones de alumnos de distintas carreras.

¿Qué recuerdos tienes del campus?

Siempre voy a recordar los pastos de ciencias médicas, donde me forjé durante cuatro años, haciendo actividades, almorzando y compartiendo con mis compañeros. Tengo los mejores recuerdos de los espacios de la Usach, que se vuelven nostálgicos cuando uno ya no va regularmente y los mira con mucho cariño.

Egresaste el 2018, pero no te has separado del Plantel. Sigues ligado a nuestra Universidad a través del área de Bienestar. Cuéntanos de esa experiencia.

Con un grupo de valientes compañeros que me siguieron en esta iniciativa, decidimos crear una productora de eventos para empresas, con todo lo que tuviese que ver con la recreación y el esparcimiento www.redproeventos.cl . Poco a poco comenzamos a crecer y tuvimos la oportunidad de presentar un proyecto a la Unidad de Bienestar del Personal de la Usach para crear un campamento recreativo para hijos de funcionarios. Vamos a completar cuatro años en esta tarea. Se destina una semana en verano y otra en invierno para que los funcionarios lleven a sus hijos a la Universidad, los dejan con nosotros y los niños realizan actividades de estimulación motriz, estimulación artística, salidas a terreno. Es un espacio para que los pequeños puedan sociabilizar, desarrollarse de manera armónica, integral y siempre al cuidado de profesionales de la actividad física de la misma Universidad.

¿Qué valor le asignas a la creatividad en el desarrollo de los proyectos laborales?

En el mundo profesional, la creatividad es fundamental porque eso te lleva a generar nuevas respuestas, nuevas metodologías, que te motivan al cambio y a transformar la sociedad. En la Universidad de Santiago uno aprende eso. Cuando hay dificultades se estimula la creatividad. Cuando te enfrentas al mundo laboral te das cuenta que tienes esa habilidad entrenada y te sientes bastante cómodo en escenarios donde otros se sienten incómodos.

El orgullo de ser usachino

Me imagino que has estado al tanto de dos grandes hitos que la Universidad de Santiago tuvo durante este año: la participación en la consulta municipal y el fin de la precariedad laboral del personal de aseo y seguridad en nuestro Plantel. ¿Cuál es tu opinión?

Siento el mayor de los orgullos de la participación de nuestra Universidad en la consulta ciudadana. Quién más que la Usach puede decir presente, primero que todos, en un evento ciudadano.  A nuestra Casa de Estudios se nos menciona como la Universidad del Pueblo, de la gente más humilde; como egresado del Plantel me siento muy orgulloso que mi Universidad diga presente en la búsqueda de transformaciones que permitan que las oportunidades sean más equitativas. No puedo sentir más que dicha de formar parte de una Universidad que tiene esa forma de pensar. Y respecto al tema de los funcionarios de aseo, es una señal que tenía que darse. De hecho, la lucha del subcontrato en el aseo viene de tiempos muy anteriores al estallido social. Son demandas levantadas por los estudiantes hace años. El trabajador representa para algunos la parte más humilde de nuestro Plantel, pero para nosotros son los que más queremos porque están contigo todos los días; los ves cada mañana, incluso llegan antes que nosotros muy temprano. Es una alegría tremenda para toda la comunidad que ejerció presión durante años. Tenemos que llegar algún día a que la dignidad sea costumbre para todos los chilenos y chilenas.

Está terminando el año, ¿hay algún sueño que quisieras hacer realidad en materia profesional?

Mi objetivo profesional principal es volver algún día a la Universidad de Santiago como docente. Tengo muy grabadas las palabras de quien fuera mi director de carrera, Andrés Moreno, quien dijo: ´La Escuela de Ciencias de la Actividad Física, el Deporte y la Salud, de la Universidad de Santiago necesita que quienes realicen las clases en el futuro sean egresados de la Usach´. Mi objetivo es volver para realizar clases, apoyar a mi carrera, a mi Escuela y seguir creciendo juntos.  Estoy en planes de postular a un magíster, para continuar preparándome y cumplir con los requisitos necesarios, con el fin de volver algún día a cumplir este sueño.

 

Autor: José Flores

Fotografía: Cedida

 

 

Autor: 
eli.tiraferri
Con gran orgullo la Escuela de Enfermería de la Universidad de Santiago celebró su 25° Aniversario. A la ceremonia asistieron autoridades, académicos y egresados de todas las generaciones.

Durante la jornada, que se realizó en las dependencias de la Universidad, se destacaron los hitos más importantes de los 25 años de trayectoria de la Escuela, la que desde sus inicios se vio influenciada por la figura de la académica Amalia García, enfermera jefe del servicio de Neurología del Hospital Barros Luco Trudeau.

La profesional convencida de que lo lograría, sorteó varias dificultades para fundar la Escuela, el principal obstáculo, no contar con campos clínicos.

Otro hito fundamental fue la llegada de la enfermera Lavinia Vergara, quien contribuyó a cimentar las bases del cuerpo académico.

En su discurso, Rocío Núñez, actual  directora de la Escuela de Enfermería y ex egresada de la escuela, resaltó la importancia del rol de las enfermeras y enfermeros en la salud pública y privada. “Nuestros egresados se encuentran consolidados a nivel profesional, siendo reconocidos por sus pares, destacando su compromiso con las personas”, manifiestó Núñez.

Entre los logros destacados por la directora se encuentra el rediseño del plan curricular del año 2016: el logro de una acreditación vigente de 5 años, el aumento sustancial en la capacitación continua de académicos y funcionarios, como asimismo, la obtención de grados académicos que permiten que la Escuela se vincule nacionalmente e internacionalmente en la producción de conocimiento. 

En representación de la comunidad de egresados Larissa Carmona, enfermera de la primera generación de estudiantes, agradeció en un discurso a los académicos y colegas presentes. Sus palabras se centraron  en determinar como son los profesionales formados en este establecimiento educacional. “Hace veinticinco años adquirimos el compromiso de crecer y perfeccionarnos al servicio de nuestra profesión, elevando el nivel de salud de nuestra nación. Nosotros nos caracterizamos por ser exigentes y cuestionadores en la calidad de nuestra educación”, afirmó Carmona.

Otra muestra de agradecimiento de los egresados, fue la proyección de un video en donde algunas exdirectoras, académicas y egresados se refirieron del proceso de conformación de la carrera y los primeros años de esta.

Dentro de los relatos destacados se encuentran el de Roberto Araneda, director del SAMU Metropolitano, quien destacó el sello del enfermero egresado de la U. de Santiago, caracterizándolo como “un profesional aguerrido, que siempre busca cumplir con las exigencias que se le presentan”. Complementando esa idea, Bárbara Monsalve, presidenta del Centro de estudiantes de enfermería, señaló que las enfermeras y los enfermeros de esta institución son “personas con un sello social sumamente marcado porque sabe lo que es atenderse en los servicios de salud pública”.

La celebración del aniversario de la Escuela de Enfermería culminó de una forma más que satisfactoria, ya que “según los balances realizados asistieron alrededor de 160 egresados y casi la totalidad de la planta de académicos y docentes de la Escuela”, afirman desde la Comisión organizadora del evento, lo que permitió el reencuentro de los exalumnos con sus profesores y colegas.

La directora de Escuela afirma que durante los próximos meses se realizarán nuevos encuentros con el objetivo de “levantar una gran red de egresados porque, de cierta forma, ellos también son parte de esta gran familia que es enfermería”.

 

 

Nike Series

Autor: 
eli.tiraferri
Si bien, ésta enfermera no realiza atención directa hacia los pacientes, asegura que mantiene su vocación.

Pamela Salazar egresó el 2008 de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Santiago, y aunque los años pasan, mantiene una fuerte vocación de servicio que la llevó a trabajar en el Centro de Referencia de Salud (CRS) del Hospital Provincia Cordillera en Puente Alto, donde se desempeña en el área administrativa y está a cargo de la gestión de calidad del organismo.

Dentro de sus principales responsabilidades se encuentra vigilar las buenas prácticas en salud, los eventos adversos y el cumplimiento de las garantías que establece la Ley GES, como son el acceso a la salud, las oportunidades, protección financiera y la calidad del servicio.

Aunque está alejada del ámbito asistencial, ella misma califica su área como fundamental, pues "permite que se hagan mejoras en favor del paciente, quien es el foco de atención en el sistema de salud estatal", uniendo la gestión con lo clínico.

Respecto a su experiencia como estudiante, admite que pudo haber elegido otra universidad, sin embargo, dicidió inclinarse por la U. de Santiago porque, tal y como había escuchado, la institucion realizaba una formación desde la responsabilidad social. Algo que manifiesta, es parte del sello del estudiante usachino.

Dentro de sus experiencias, destaca las herramientas que los profesores les entregaban para que desarrollaran resiliencia, capacidad que permite hacerle frente a las situaciones desfavorables, y que ante algunas falencias educativas, la impulsaron a aprobar sus ramos.

Fue así como la enfermera se fue formando como profesional, internalizando enseñanzas claves como la holística del paciente, que ve al sujeto como un ente bio-psico-social y espiritual, además de la capacidad de trabajar en equipos interdisciplinarios.

Pamela, gracias a su formación, considera a todos los pacientes como iguales, sin negarle a nadie la atención de salud por su condición económica, política, social o psicológica. Y ahora, inmersa en el mundo laboral, mira con satisfacción el futuro, pues sabe que al igual que ella y sus compañeros egresados, las enfermeras y enfermeros que se están formando en la U. de Santiago, no pierden ninguna de las enseñanzas entregadas por su querida Escuela de Enfermería.

 

Por: Alejandra Vargas Sandoval

Nike

Autor: 
eli.tiraferri
La instancia reunió a familiares, académicos, administrativos y directivos de la Facultad de Ciencias Médicas, quienes con orgullo y entusiasmo, dijeron adiós a los, ahora, ex estudiantes de la U. de Santiago.

El Salón de Honor fue testigo del cierre de un ciclo para 15 nuevos profesionales de las carreras de Pedagogía en Educación Física y de Entrenador Deportivo de la Escuela de Ciencias de la Actividad Física, el Deporte y la Salud.

A la ceremonia asistió el Director de ECIADES, el Dr. Cristián Cofré, la Decana de la Facultad de Ciencias Médicas la Dra. Helia Molina, la Directora de la Fundación de Egresados y Amigos de la U. de Santiago, Ursula Schulz, y otras autoridades académicas y administrativas de la casa de estudios.

En la oportunidad, la Decana de la facultad, expresó el orgullo que siente por esta nueva generación de profesionales que sale a transformar y mejorar la salud del país. En esta misma línea, la Dra. Molina señaló que “Chile es un país sedentario, por ello, las carreras del ejercicio físico, hoy, se transforman en fundamentales para los equipos de salud, ya que podrán luchar contra todos los problemas, tanto epidemológicos como demográficos que el país está viviendo, como son el envejecimiento de la población y el incremento de enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, obesidad, entre otras)”. Destacando la coherencia que existe en la incorporación de las ciencias de la actividad física y el deporte a la facultad, como un elemento esencial en la construcción de salud de las comunidades y las personas.

Sumándose a las palabras de la Decana, Cristian Cofré declaró que ECIADES, “es parte de la medicina del deporte, una especialización que hoy la salud pública requiere”. Asimismo, el Director de la Escuela, aprovechó la instancia para relatar a los asistentes el proceso de acreditación y de rediseño curricular que está viviendo la carrera de Pedagogía en Ed. Física, como parte de la mejora continua a la que se someten las carreras para que “los jóvenes que hoy se titulan, tengan la seguridad de que la escuela seguirá avanzando y será mejor que la  que, hoy día, ustedes están deja, por lo que tenga la confianza de volver”.

De la promoción 2018, Camila Correa Abarca, recibió la distinción al “Mejor Rendimiento Académico”, Paula Barría Flores y María Teresa Bórquez Palma, el reconocimiento al Desarrollo Social y la Vinculación con el Medio, Gonzalo Villalobos Soto, el premio FUDEA U. de Santiago y Gerardo Segel Reyes, quién fue escogido como mejor compañero por sus pares.

La instancia culminó con las palabras de Gerardo Segel a sus compañeros, una invitación a “no quedar indiferentes, a no desviar la mirada, a encontrar oportunidades y crear oportunidades para otros, ya que nuestro principal trabajo es dedicarnos a los demás”.

 

Entrenamientos para correr

Autor: 
Anónimo
En el marco de la ceremonia de titulación de la decimoquinta promoción de médicos cirujanos que forma nuestra Casa de Estudios, el director de la Escuela de Medicina, Dr. Pedro Aguilar, formuló un llamado a los nuevos profesionales a “ver la Medicina como una vocación de servicio y un compromiso con el país”.

En una significativa ceremonia realizada el viernes último en el Aula Magna,  77 egresadosde la Escuela de Medicina de nuestra Casa de Estudios recibieron los títulos que los acreditan como médicos cirujanos.


El acto fue presidido por el director de la Escuela, Dr. Pedro Aguilar y contó con la presencia del secretario general de la Universidad, Gustavo Robles, el vicedecano de Investigación y Desarrollo, Dr. Luis Martínez;  el subdirector del Servicio de Salud Metropolitano Sur, Máximo Gómez; Inés Erazo, viuda de Enrique Kirberg; y representantes del Colegio Médico.

En su alocución, el Dr. Aguilar hizo hincapié en el rol fundamental que cumplirán los médicos que desde ahora se incorporan al mundo laboral. Advirtió que corren vientos de “deshumanización” en la práctica profesional, en el ejercicio de la medicina, aires de inequidad, de acceso desigual, de altísimos costos en las prestaciones de salud, de lucro y mercantilismo. No obstante, llamó a los profesionales a no olvidarse que “hoy y siempre, entre cualquier sistema de  salud imperante y vuestros pacientes, estarán ustedes. Ustedes serán actores claves, ya sea en la más tecnificada de las atenciones en un centro de salud terciario, en la mediana complejidad de un hospital de provincia o en la más sencilla de las acciones de salud en el nivel primario. En cualquier escenario, independiente de los recursos disponibles, estarán ustedes”, remarcó el director.

Asimismo,  el Dr. Aguilar instó a los nuevos profesionales a incorporar visiones más holísticas en el quehacer médico, como las Medicinas Complementarias, para comprender por qué nos enfermamos, qué sentido tiene nuestro dolor, qué debemos aprender de él. “La enfermedad es un maestro que nos enseña siempre”, añadió.

Desde La Serena, el Decano, Dr. Humberto Guajardo, envió las felicitaciones a los egresados de esta nueva promoción por su compromiso y los invitó a volver a su Alma Mater y no perder la comunicación y diálogo permanente.  El Dr. Guajardo se encontraba en esa ciudad presidiendo la reunión anual de la Asociación Chilena de Facultades de Medicina.

En representación de los nuevos médicos cirujanos, hizo uso de la palabra Pablo González, destacando la formación recibida en la Universidad y el sello que caracteriza a los egresados de la Institución, que –remarcó-  buscarán imprimir en su ejercicio profesional.

El premio a la Mejor Egresada recayó en Gabriela Tapia Tudela y el del Mejor Compañero en Francisco Podestá. También se entregaron distinciones a los mejores docentes de la Carrera según votación de la Promoción de Egresados 2015, reconocimientos que recayeron en los doctores Patricio Rossi Díaz-Muñoz (Ciclo Preclínico y Medicina Interna, Hospital San José); Gerardo Thonet (Cirugía, Hospital San José); Alfredo Núñez (Obstetricia y Ginecología, Hospital San José); Alejandro Valderrama (Medicina, Hospital Barros Luco Trudeau); Carlos Álvarez (Cirugía,  Hospital Barros Luco Trudeau) y José Martínez (Pediatría, Hospital El Pino).

Tras la entrega de diplomas, el director  de la Carrera tomó el Juramento Hipocrático a los nuevos 77 profesionales titulados por nuestra Universidad.

 

Nike Sneakers

Autor: 
claudia.droguett
Más de 70 egresados asistieron al Segundo Encuentro de Egresados de la Escuela de Medicina y manifestaron su interés de estrechar los lazos con la casa de estudios.

Con el objetivo de consolidar los lazos entre la Facultad de Ciencias Médicas y los egresados de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago de Chile se realizó el Segundo Encuentro de Egresados de Medicina 2014. El Decano de la Facultad, Dr. Humberto Guajardo junto al Director de la Escuela, Dr. Pedro Aguilar dieron la bienvenida a los médicos de las promociones de 2000 a 2014. En la oportunidad el subdirector de Vinculación con el Medio, Dr. Rodrigo Vega destacó la labor del equipo directivo de la Escuela, el compromiso y el trabajo realizado en los últimos dos años y que ha permitido generar la Planificación Estrategica 2014-2017 con indicadores que permitirán monitorear el proceso". En tanto, el Director de la Escuela destacó el compromiso y apoyo del decano. "Agradezco sinceramente el apoyo del decano en nuestra planificación y en las decisiones que tomamos como equipo directivo para permitir el desarrollo que hemos conseguido hasta ahora en la Escuela de Medicina".

Por su parte, la Dra. Natalia Henríquez, en representación de los egresados hizo un llamado a los médicos a asumir la responsabilidad que significa egresar de la tercera universidad tradicional mejor evaluada de Chile. " Si tenemos en mente que nuestra universidad es la tercera universidad tradicional mejor evaluada de Chile y que al contrario de sus precedentes posee el mayor porcentaje de personas ingresadas provenientes de los dos primero tramos de ingreso familiar, entonces, la pregunta que sigue es ¿cuál debiese ser nuestro rol en la salud pública? ¿cuál debiese ser nuestro rol en la formación de los médico? y la respuesta a estas interrogantes nos presentan un desafío que debemos asumir".

La actividad se realizó el pasado viernes 21 de noviembre en el Club de Campo del Colegio Médico y reunió a más de 70 egresados que compartieron y disfrutaron la excelente actuación de la soprano Pamela Flores, que delietó a todos con su maravillosa voz.

adidas Yeezy kaufen

Autor: 
claudia.droguett
Subscribe to RSS - egresados