Docencia

El curso realizado por la Facultad de Ciencias Médicas y la Unidad de Innovación Educativa del plantel, entregó un primer acercamiento a nuevas metodologías de enseñanza para la formación en los campos clínicos.

 En el Auditorio del Hospital San José se realizó la ceremonia de certificación de los 28 docentes clínicos que durante un mes asistieron al curso de Introducción a la Docencia Universitaria creada por la UNIE. El curso que además contó con la participación de estudiantes de último año de medicina, fue evaluado positivamente por los participantes y la Dra. Cecilia Cuellar, jefa del programa de Medicina Interna y asistente al curso. 

“Nos entregaron elementos y herramientas, para poder mejorar la forma en la que nosotros enseñamos. Este pequeño curso nos hizo ver los aspectos a mejorar de nuestra metodología de enseñanza, pues lo que siempre buscamos es poder entregar nuestro conocimiento”, expresó la especialista, quien además agradeció la labor de los profesionales de la UNIE, Rocío Almendra y Víctor Alarcón.

La ceremonia contó con la asistencia de la decana de la Facultad de Ciencias Médicas Dra. Helia Molina, la Vicedecana de Docencia y Extensión Angélica Larraín y el Jefe de la Unidad de Medicina del recinto asistencial. En la ocasión, la Dra. Molina expresó su anhelo de que docentes quieran continuar su formación pedagógica, en esta línea, la decana comprometió su apoyo con los docentes clínicos del Hospital San José que quieran continuar su formación docente. “Esta oportunidad está dando un puntapié inicial a una política de la Facultad de Ciencias Médicas de apoyar, acompañar y estar atenta a las necesidades de nuestros docentes, no solo como educadores sino también, con la elaboración de material y el desarrollo de proyectos de investigación, pues todo docente que esté en contacto con nuestros estudiantes de pre y postgrado debe tener el apoyo incondicional de la Facultad”.

Por parte del Hospital San José, el Dr. José Luis Pérez agradeció la presencia de la decana de la Facultad y la realización de este curso, además señaló estar conmovido por la relación estrecha que se ha generado entre ésta Unidad Mayor y el Hospital San José “Nuestra Unidad Clínica está disponible para ustedes pues la Universidad tiene que estar presente en un Servicio de Medicina”.

 
 
 
 
Autor: 
eli.tiraferri
Se trata de Marianela García, académica y enfermera de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Santiago, que luego de dos décadas dedicada a la docencia universitaria, decidió acogerse al plan de retiro que implementó la rectoría, ya que como ella señala “es necesario dar paso a las nuevas generaciones”.

Durante su juventud vivió en el sur donde esto la inclinó a decidir estudiar pedagogía para convertirse en una profesora rural. Sin embargo, tras el divorcio de sus padres debió migrar a Santiago, donde conoció a una enfermera del Instituto Traumatológico quien la incentivó a seguir su vocación.

Su curiosidad, sus ganas de aprender y su trato con los pacientes, llevaron a que con el tiempo sus profesoras la tildaran de “fanática”, algo que según declara ella, respondía al sentirse realizada con esta profesión. Las enfermeras a cargo, incluso le preguntaban “¿falta alguna otra cosita?”, por su dedicación al trabajo.

Tras ejercer por 25 años en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile, se integra en 1998 a la U. de Santiago. Para García era tiempo de cerrar un ciclo y volver a empezar otro. Fue así como por recomendación de una compañera del hospital, decidió optar por la docencia universitaria.

Inicios en la academia

En sus inicios realizó un reemplazo por dos meses en donde tuvo el rol de profesora de práctica clínica en el Hospital Barro Luco. “A mí siempre me encantó ir a práctica clínica porque uno está en contacto directo con el estudiante”, expresó. Desde el primer momento se tomó con seriedad su papel de profesora, por lo que decidió hacer un curso de docencia universitaria pese a que todavía no estaba contratada como académica. 

Tras haber trabajado por dos años en la Escuela, la directora de carrera ya había conocido su calidad profesional y vocación por enseñar, motivo por el cual le pidió decidir su permanencia. “Que mejor que ejercer la docencia formal, promover y ayudar a la formación de un profesional que va a atender a los pacientes de la mejor forma que pueda”, señaló la profesora. 

Al respecto de su pedagogía, la enferma señala que, pese a que los contenidos pueden ser encontrados en papers, libros, e internet, las enseñanzas dentro de la sala de clases son invaluables. Cómo la salud necesita de un constante perfeccionamiento, ella no solo era exigente, sino que además les entregaba tips y les contaba sus experiencias a sus estudiantes para evitar que ellos cometieran errores con los pacientes en sus prácticas e internados.

Reconocimiento 

En el día de la enfermera, la Escuela de Enfermería decidió homenajear a García. Ella no solo recibió el reconocimiento de sus pares, sino que también recibió el cariño y afecto de profesores y administrativos, quiénes destacaron sus años de entrega y servicio a la comunidad de enfermería.

La académica recuerda con mucho cariño el discurso de despedida de sus alumnos, por su sinceridad. No solo se dedicaron a destacar sus clases o las cosas que aprendieron con ella, sino que también, pudieron dar cuenta de su gran entrega y gran exigencia como educadora. De esta manera lo que partió como un reemplazo de dos meses terminó por convertirse en veinte años de servicio y formación de nuevos profesionales de la ciencia y el arte del cuidado. 

 

Por: Alejandra Vargas Sandoval

 

Autor: 
eli.tiraferri
Subscribe to RSS - Docencia