Capacitación

La iniciativa creada por estudiantes de la Escuela de Enfermería de la Facultad de Ciencias Médicas, ha logrado sumar apoyos de distintas unidades de nuestra Universidad. La idea es crear nuevas brigadas que vayan en apoyo, tanto de los equipos que ya se encuentran en la calles de Santiago, como de los heridos de las jornadas de movilizaciones. Junto con esta iniciativa, también se lleva adelante una campaña que pretende recolectar materiales de primeros auxilios y otra de donaciones económicas.

Con el objetivo de formar voluntarias/os para atender a personas afectadas en situaciones de riesgo urbano, como lo son las y los manifestantes de las actuales movilizaciones sociales, la Brigada de Primeros Auxilios Usach en conjunto a profesores de la Facultad de Ciencias Médicas de nuestra Universidad, desarrollaron una jornada de capacitación.

“Este equipo de brigadistas viene trabajando desde el segundo día del conflicto social y está compuesto por estudiantes de enfermería, medicina y del ECIADES, quienes han cumplido el gran rol de atender y trasladar heridos”, comentó Omar Fernández, jefe de la carrera de Pedagogía en Educación Física.

La tarea de esta Brigada es de alta complejidad al estar exponiéndose a grandes peligros, pero también una muestra del espíritu de la Universidad de Santiago, que apunta a la acción con la comunidad y donde nadie puede restarse, precisó Fernández.

A través de la Asamblea Pluriestamental y su comisión de derechos humanos y justicia, se ha trabajado el tema. “Somos sensibles frente a este problema nacional, pero también a que nuestros estudiantes han puesto lo mejor de sí, por lo que se necesita aumentar la cantidad de brigadistas para que exista relevo, contención y seguridad para el equipo en terreno”, indicó el académico.

El curso entregó protocolos y orientaciones para los futuros brigadistas, por parte de los equipos que ya están en la calles y también a través de profesores especializados en temas de crisis urbana ante multitudes y rescates, como son los casos de Enrique Pizarro y Andy Moraga.

In situ

Pablo Benavides, uno de los coordinadores de las Brigadas de Primeros Auxilios Usach, nos relató cómo han trabajado desde el día 21 de octubre. “Somos brigadas móviles de entre 4 y 6 personas, que vamos prestando primeros auxilios en la calle a la gente que está herida y cuando es necesario los trasladamos a algún punto fijo de la red de salud”

Asimismo, indicó que el equipo debe autocuidarse porque “al principio salimos con los delantales blancos y las cruces rojas, identificados como el personal de salud, pero ese escudo solo funcionó la primera semana, porque después carabineros le perdió el respeto al delantal”, denunció.

El coordinador añadió que la semana pasada se atacó un punto fijo de asistencia, en donde ese equipo le contó que Carabineros les dijo: “Los vamos a reventar, porque ustedes nos mantienen vivos a la trinchera”.

En este sentido Benavides añadió que “para nosotros todos somos personas. Desde mi perspectiva estamos atendiendo gente. Si veo a un carabinero herido, lo voy atender, si es un capucha, también” afirmó.

La mayoría de las distintas organizaciones que están trabajando, en este momento, funcionan con puntos fijos de atención por lo que la Brigada Usach se ha transformado en uno de los últimos equipos móviles que van quedando.

Benavides explicó detalles de la capacitación realizada este miércoles, destacando que busca “formar un equipo de rescatistas que evacue a la gente que esté con lesiones más complejas a los puntos de salud fijos establecidos o al punto que vamos a instaurar nosotros en la Escuela de Trabajo Social de la UTEM”.

También agradeció a las y los interesados que participan de esta iniciativa, precisando que “hay muchos peligros en la calle, por lo que si ustedes están dispuestos a sumarse a nosotros, deben entender que el riesgo de sufrir cualquier tipo de daño es latente. No vamos a ir a jugar paintball, no estamos haciendo un Call of Duty en la vida real”, señaló el brigadista.

Myriam Saavedra, presidenta del Centro de Estudiantes de Enfermería Usach, se refirió al duro trabajo que han realizado hasta ahora en las calles de Santiago. “La primera semana fue autogestionada, pero después hemos logrado organizarnos y sobre la base de este trabajo pudimos atender a mucha gente y de paso ayudar a los servicios de salud que se encuentran saturados”.

Además, informó que en conjunto con las organizaciones que están atendiendo heridos se estableció que, por la complejidad del tema, solo se permitirá a estudiantes de las carreras de salud la debida atención en las calles.

Cabe mencionar que se desarrollan dos campañas de apoyo a la Brigada de Primeros Auxilios Usach, una que recibe insumos médicos en la Sala Múltiple B del Edificio de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio y otra de donaciones económicas. Los depósitos se reciben en el rut 19035843-7;  cuenta rut del BancoEstado 19035843,  rut 19035843-7, correo lautaro.labarca@gmail.com, bajo el título Brigada Primeros Auxilios.

Encuentra zapatillas de la talla 36 a la 40 para Mujer

Autor: 
eli.tiraferri
Conscientes de la necesidad de adquirir herramientas en torno a la simulación clínica, es que académicos de Enfermería se capacitaron en esta área con el objetivo de desarrollar esta técnica que permite a los estudiantes aprender practicando en un ambiente seguro.

El curso - que contó con la participación de 12 profesores - estaba dirigido inicialmente a la asignatura de urgencia, pero dada la importancia de la materia se hizo extensivo a las asignaturas “del niño y del adolescente” y “del adulto y del adulto mayor”.

La actividad, se enmarcó en el proyecto de innovación docente que dirige la académica de la Escuela Blanca Troncoso en conjunto con la directora (s), Elisabet Monje, contó con la colaboración de la profesora Viviana Munilla, encargada de preparar los escenarios, operar la simulación y participar en el debriefing (sesión de reflexión) después de la actividad.

 “La simulación es una metodología de enseñanza, con la que los estudiantes no sólo aprenden técnicas procedimentales, sino que también,  desarrollan habilidades emocionales y aptitudes que con otras metodologías no es posible lograr”, señala Troncoso

La simulación clínica es una herramienta de enseñanza con tecnología. Mediante un simulador, que puede ser un fantoma o un actor, o ambos, se pueden simular distintos escenarios clínicos, donde los estudiantes aprenden practicando y evaluando situaciones de salud en un ambiente seguro y sin poner en riesgo a un paciente real.

En esta línea Troncoso destaca que “la simulación clínica es hacia donde se dirige la educación en salud en el futuro y por esto que es necesario que los profesores nos capacitemos ”, declara.

Actualmente la escuela de enfermería utiliza la simulación en algunos cursos básicos, pero proyecta implementarla en otros niveles. Munilla relata que los profesores que no conocían esta metodología “quedaron sorprendidos con los insumos y el equipamiento que hay en nuestro centro de simulación Amengual”.

Para Yudett Lucero, académica de la escuela y coordinadora de pediatría de cuarto año, el curso le permitió derribar mitos en relación al tema . “Me di cuenta  que la simulación no sólo tiene que ver con la técnica, sino que sitúa a los estudiantes en un escenario que se parece mucho a la realidad y eso es fundamental, porque es precisamente lo que uno como académico pretende cuando va con los estudiantes a la clínica”, añade.

“Una de las principales fortalezas de la simulación es que permite desarrollar habilidades blandas, porque los alumnos se puedan equivocar sin miedo y aprender de sus errores” destaca Navarro.

Como resultado del curso, se espera que más profesores incluyan la simulación en la programación de sus asignaturas a partir del primer semestre de 2020.

 

Autora: Mireya Guerra D.

 

Adidas

Autor: 
eli.tiraferri
El curso, dictado por el Prof. Mg. Juan Coss, le permitirá a los especialistas identificar aspectos del marco regulatorio que rige la garantía de calidad en salud; manejar conceptos fundamentales que regulan el proceso de mejoramiento continuo, de acuerdo a la normativa actual en relación a prestadores de atención abierta y detectar áreas deficientes en las que pueda contribuir al cambio organizacional y mejoramiento de la calidad asistencial.

Desde 2014, el D.F.L. Nº 1/2005 del Ministerio de Salud estableció obliga por ley a que todos los prestadores institucionales que entreguen prestaciones GES (80 problemas de salud), público o privado, deben estar acreditados garantizando la calidad en atención del servicio de salud. De acuerdo a las estadísticas que entrega la Superintendencia de Salud hasta junio de este año, la mayoría de los prestadores acreditados actualmente, son de la atención cerrada. 

En el marco de un proyecto de vinculación con el Departamento de Salud de la Municipalidad de Conchalí, el Prof. Mg. Juan Coss realizó un breve curso de gestión de calidad y acreditación en salud a 33 funcionarios, todos profesionales médicos, pertenecientes los CESFAM:  Juanita Aguirre, Lucas Sierra, Symon Ojeda, Alberto Bachellet y algunos Centros comunitarios de salud familiar pertenecientes a estos CESFAM, campos clínicos para práctica de Atención Primera de Salud de alumnos de cuarto y quinto año.

El académico señaló que la importancia de este tipo de cursos recae en que la gestión de calidad y acreditación en salud, representa una herramienta fundamental para mejorar la calidad de la atención en nuestro sistema de salud. “Forma parte de un paquete de leyes que, garantizan la calidad de la atención que reciben los usuarios del sistema de salud, ya sea público o privado. En virtud de esto, nuestra escuela ha asumido de manera concreta el rol de vinculación y contribución en la construcción del conocimiento que le compete con la sociedad, y en este caso, con un servicio público de salud”. 

El curso de capacitación le entregará a los participantes herramientas con las cuales serán capaces de manejar conceptos fundamentales de gestión de calidad y herramientas metodológicas básicas del proceso Nacional de Acreditación de Calidad en Salud, de manera de contribuir al proceso de acreditación de la institución de salud a la cual pertenecen.

 
 

Nike Kyrie

Autor: 
eli.tiraferri
El curso realizado por la Facultad de Ciencias Médicas y la Unidad de Innovación Educativa del plantel, entregó un primer acercamiento a nuevas metodologías de enseñanza para la formación en los campos clínicos.

 En el Auditorio del Hospital San José se realizó la ceremonia de certificación de los 28 docentes clínicos que durante un mes asistieron al curso de Introducción a la Docencia Universitaria creada por la UNIE. El curso que además contó con la participación de estudiantes de último año de medicina, fue evaluado positivamente por los participantes y la Dra. Cecilia Cuellar, jefa del programa de Medicina Interna y asistente al curso. 

“Nos entregaron elementos y herramientas, para poder mejorar la forma en la que nosotros enseñamos. Este pequeño curso nos hizo ver los aspectos a mejorar de nuestra metodología de enseñanza, pues lo que siempre buscamos es poder entregar nuestro conocimiento”, expresó la especialista, quien además agradeció la labor de los profesionales de la UNIE, Rocío Almendra y Víctor Alarcón.

La ceremonia contó con la asistencia de la decana de la Facultad de Ciencias Médicas Dra. Helia Molina, la Vicedecana de Docencia y Extensión Angélica Larraín y el Jefe de la Unidad de Medicina del recinto asistencial. En la ocasión, la Dra. Molina expresó su anhelo de que docentes quieran continuar su formación pedagógica, en esta línea, la decana comprometió su apoyo con los docentes clínicos del Hospital San José que quieran continuar su formación docente. “Esta oportunidad está dando un puntapié inicial a una política de la Facultad de Ciencias Médicas de apoyar, acompañar y estar atenta a las necesidades de nuestros docentes, no solo como educadores sino también, con la elaboración de material y el desarrollo de proyectos de investigación, pues todo docente que esté en contacto con nuestros estudiantes de pre y postgrado debe tener el apoyo incondicional de la Facultad”.

Por parte del Hospital San José, el Dr. José Luis Pérez agradeció la presencia de la decana de la Facultad y la realización de este curso, además señaló estar conmovido por la relación estrecha que se ha generado entre ésta Unidad Mayor y el Hospital San José “Nuestra Unidad Clínica está disponible para ustedes pues la Universidad tiene que estar presente en un Servicio de Medicina”.

 
 
 
 

Adidas

Autor: 
eli.tiraferri
La instrucción fue realizada al equipo interdiciplinario de salud que se desempeña en el Centro de Fibromialgia Impulsa, el primero de su tipo en el país. Las académicas de la Unidad Mayor explicaron que las personas tienen una historia social y personal, en las que hay cuestiones de género que son relevantes y que pueden llegar a ser factores de riesgo de alguna enfermedad, como la fibromialgia. En el caso de esta afección, no existen condiciones biológicas determinantes que indiquen el por qué es más común en mujeres, por lo que se presume un factor social asociado al desarrollo de la enfermedad.
 

No existe concenso entre los expertos sobre el origen de la sintomatología de la fibromialgia, enfermedad que se caracteriza por el dolor músculo-esquelético, localizado en una parte del cuerpo o generalizado y a menudo incapacitante, cuya prevalencia es mayor en mujeres, específicamente 9 de cada 10 personas afectadas.

Andrea Lizama y Cecilia Baeza, fueron las encargadas de capacitar en temas de Salud y Género, focalizado en el tema de la fibromialgia, al personal del Centro, pues tal como explica Lizama “lo que les hace falta a ellos, y en general al personal de salud, es desarrollar una perspectiva de género para poder abordarla, y que están vinculadas a las patologías de las personas”. En esta misma línea explica que las personas tienen una historia social y personal, en donde hay cuestiones de género que son importantes porque pueden llegar a ser factores de riesgo de alguna enfermedad, como es el caso de la fibromialgia, en que no existen condiciones biológicas determinantes que indiquen el por qué es más común en mujeres, por lo que se presume un factor social asociado a la enfermedad.

En este sentido, la socióloga relata que “si no hay una cuestión biológica del por qué las mujeres se enferman de fibromialgia más que los hombres entonces el motivo, probablemente, está en cuestiones de género. En una historia familiar, social, emocional, psíquica, que tiene que ver con roles, estereotipos, violencia de género, etc” lo cual desencadenaría en la sintomatología.

La capacitación estuvo dividida en dos partes, la primera comenzó con una clase de la profesora Cecilia Baeza sobre el concepto de género, para luego pasar a una sección de preguntas.

A la actividad asistió todo el personal del Centro Impulsa, quienes trabajan con un equipo interdisciplinario compuesto por: psicólogos y psicólogas, personal de kinesiología, nutricionista, médicos y médicas, además del personal administrativo como la recepcionista, el director y la administradora quienes abordan el tratamiento desde un enfoque bio-psico-social de la enfermedad.

A ellos, se les instruyó sobre la realidad de género de la mujer, particularmente asociado a su salud y el desarrollo de la investigación médica que muchas veces utiliza al hombre como métrica. Además, la antropóloga, enseñó conceptos claves como los estereotipos de género, los roles de género, qué es la feminidad y la masculinidad, y cómo afecta la salud de ellos y ellas esta construcción socio-cultural del género.

Es por ello que para Andrea “es fundamental que el sistema de salud desarrolle una perspectiva de género, para poder contribuir al mejoramiento de la salud de la mujer. Hoy, en el sistema de salud, existe un sesgo de género muy fuerte las perjudica, y que es necesario comenzar a abordar”. En este sentido, una de las acciones fundamentales es capacitar al personal de salud.

Respecto al cierre de la actividad, las profesionales evaluaron como satisfactoria la experiencia, señalando que la recepción del personal a esta temática fue buena y muy participativa. Por lo que ambas esperan que este tipo de iniciativas se masifiquen, pudiendo llegar a la Atención Primaria de Salud, y en general, a la sociedad civil.

 

 

Encuentra zapatillas de la talla 36 a la 40 para Mujer

Autor: 
eli.tiraferri
Subscribe to RSS - Capacitación