"Los niños, los más pequeños, están en la etapa de la vida de formar hábitos"

El 9,3% de los menores de cinco años presenta obesidad, cifra que según el informe de la ONU 2019, nos ubica por sobre los promedios registradas para países del Sur y el Caribe

"Somos el número 1 en tasa de obesidad infantil y, efectivamente, la familia a veces no nos apoya  mucho en este tema", señaló Roberts profesora de educación física.

La experta  en psicomotricidad infantil, se refirió a que antes  este problema de salud pública,  es fundamental la estimulación temprana en la actividad física para la creación de hábitos ya que  "los patrones motores, que son las actividades básicas como: correr, saltar, galopar, equilibrio, entre otras, se trabajan con fuerza hasta los 10 años. Estos deben ser trabajados de una manera libre y tranquila, en que el niño se sienta seguro  y aprenda a manejar su cuerpo”.

La académica relató que el aprendizaje se inicia en el vientre materno con los cuidados de la gestante, “cuando a la embarazada, el doctor le sugiere que camine una hora diaria,  es importante  que lo ponga en práctica,  no sólo porque le hará bien para la salud, sino también, porque el desarrollo de este hábito (ejercitarse), se inicia en el vientre materno”.

En el caso de los lactantes, la experta señaló que los padres pueden evaluar los avances psicomotores de sus hijos a través de un mapa de progreso, para que “se propicie la autonomía y que el niño experimente la actividad física que corresponda a su edad". Entre las sugerencias la  profesora recomienda colocar al niño o niña en posición de gateo para motivarlo, pero sin obligarlo. Lo mismo con la posición de estar sentado, “probablemente el niño se caiga hacia los lados en un comienzo, pero aprenderá a asociar qué fuerza y en qué dirección puede mantener la postura”.

Para los pre-escolares, la académica aconsejó a los padres que al momento de escoger un jardín infantil se fijen en el espacio que estos tendrán para ejercitarse. “Los jardines infantiles deben atenerse a lo que dice la JUNJI, que los niños tengan 90 m2 de patio para jugar, correr y brincar. Si a eso le sumamos una práctica sistemática de actividad física el resultado puede ser muy positivo. Muchas veces los padres cometen el error, y se motivan porque el jardín tiene muchos juguetes, pero no tienen el espacio  suficiente para que corran o brinquen”. 

Roberts, señaló que "yo creo, fehacientemente, que si todos nos ponemos en campaña de mejorar los hábitos de la práctica sistemática deportiva, lo más probable es que las  altas cifras de obesidad logren disminuir,  y no sólo eso, sino que además, podamos mejorar y cambiar nuestra perspectiva a la vida.  La obesidad no solo una cuestión estética, sino que afecta toda nuestra salud, pues viene asociada con una serie de enfemedades crónicas y que cada vez se desarrollan a más temprana edad”.

"Somos el número 1 en tasa de obesidad infantil y, efectivamente, la familia a veces no nos apoya  mucho en este tema", señaló Roberts profesora de educación física.

La experta  en psicomotricidad infantil, se refirió a que antes  este problema de salud pública,  es fundamental la estimulación temprana en la actividad física para la creación de hábitos ya que  "los patrones motores, que son las actividades básicas como: correr, saltar, galopar, equilibrio, entre otras, se trabajan con fuerza hasta los 10 años. Estos deben ser trabajados de una manera libre y tranquila, en que el niño se sienta seguro  y aprenda a manejar su cuerpo”.

La académica relató que el aprendizaje se inicia en el vientre materno con los cuidados de la gestante, “cuando a la embarazada, el doctor le sugiere que camine una hora diaria,  es importante  que lo ponga en práctica,  no sólo porque le hará bien para la salud, sino también, porque el desarrollo de este hábito (ejercitarse), se inicia en el vientre materno”.

En el caso de los lactantes, la experta señaló que los padres pueden evaluar los avances psicomotores de sus hijos a través de un mapa de progreso, para que “se propicie la autonomía y que el niño experimente la actividad física que corresponda a su edad". Entre las sugerencias la  profesora recomienda colocar al niño o niña en posición de gateo para motivarlo, pero sin obligarlo. Lo mismo con la posición de estar sentado, “probablemente el niño se caiga hacia los lados en un comienzo, pero aprenderá a asociar qué fuerza y en qué dirección puede mantener la postura”.

Para los pre-escolares, la académica aconsejó a los padres que al momento de escoger un jardín infantil se fijen en el espacio que estos tendrán para ejercitarse. “Los jardines infantiles deben atenerse a lo que dice la JUNJI, que los niños tengan 90 m2 de patio para jugar, correr y brincar. Si a eso le sumamos una práctica sistemática de actividad física el resultado puede ser muy positivo. Muchas veces los padres cometen el error, y se motivan porque el jardín tiene muchos juguetes, pero no tienen el espacio  suficiente para que corran o brinquen”. 

Roberts, señaló que "yo creo, fehacientemente, que si todos nos ponemos en campaña de mejorar los hábitos de la práctica sistemática deportiva, lo más probable es que las  altas cifras de obesidad logren disminuir,  y no sólo eso, sino que además, podamos mejorar y cambiar nuestra perspectiva a la vida.  La obesidad no solo una cuestión estética, sino que afecta toda nuestra salud, pues viene asociada con una serie de enfemedades crónicas y que cada vez se desarrollan a más temprana edad”.

 

Autor: 
eli.tiraferri